Estreñimiento en niños, qué hacemos?

Cute kid with toilet paper on toilet

Hablamos de ESTREÑIMIENTO (verdadero) cuando tu hijo hace cacas duras y/o con bolitas, que requiere esfuerzo para salir y es DOLOROSO.

El ESTREÑIMIENTO es un trastorno muy común en los niños y un motivo de consulta frecuente.

Con anterioridad he escrito sobre el pseudoestreñimiento en bebés (disquecia del lactante), que muchas veces te trae de cabeza, y con el que sólo  hay que  mantener la  CALMA y tener PACIENCIA.

Si tienes un bebé y tienes dudas, lee el artículo, que seguro que te ayuda.

Lo importante cuando aparece el ESTREÑIMIENTO, es TRATARLO CUANTO ANTES, para evitar que se produzca una gran retención, que sería algo más doloroso de solucionar.

¿Por qué se produce el ESTREÑIMIENTO?

Algunas enfermedades pueden producir estreñimiento, pero en los niños, LO MÁS HABITUAL, es que tengan varios episodios de defecación dolorosa, que les provocan MIEDO Y RECHAZO para “hacer caca”, por lo que entramos en un círculo vicioso que a veces es difícil de romper.

Como pediatra, para el diagnóstico, siempre será muy útil la historia que me cuentes de tu hijo, así como un diario de las comidas que hace y de las deposiciones.

No suele ser necesario hacerle ninguna prueba a tu hijo, con lo que tu nos cuentes, en la mayoría de los casos sabremos si se trata de un estreñimiento funcional o no.

Causas habituales de ESTREÑIMIENTO:

  • CAMBIOS EN LA ALIMENTACIÓN : Paso de lactancia materna a artificial, cambios en los tipos de leche, inicio de frutas o verduras, paso de comida triturada a comer en trozos.
  • Alguna lesión en la zona del culete (eccema, fisura, eritema..).
  • Cambios en la rutina diaria: Inicio de guardería o colegio, retirada del pañal, cambio de casa, nacimiento de un hermano, acontecimiento estresante en la familia.
  • Otros: Que tome pocos líquidos, que coma poca fibra o exceso de lácteos.
  • Predisposición familiar: Aproximadamente un 50% de los lactantes que tienen estreñimiento antes de los 6 meses, tienen familiares con estreñimiento.

¿Cómo tratamos el ESTREÑIMIENTO?

Desde siempre, los pediatras hemos recomendado una serie de cambios en la dieta , aumento de la actividad del niño y medidas conductuales, para tratar el estreñimiento, y sin embargo, no está claro que realmente nos vayan a resolver el problema de un estreñimiento verdadero.

Lo más importante es que el tratamiento se INICIE CUANTO ANTES, para que el niño no tenga pánico a ir al baño.

  1. Si hay alguna INFECCIÓN LOCAL O FISURA, TRATARLA, si no se cura la zona, el dolor continuará.
  2. El medicamento que se recomienda de primera elección es el POLIETILENGLICOL O MACROGOL (Movicol o Caselax), siempre debe darlo tu pediatra y hacer el seguimiento del tratamiento.Lo daremos hasta que las deposiciones sean adecuadas y sin dolor durante por lo menos 2 meses. Nunca quitaremos el tratamiento de golpe.
  3. Si tu hijo ya lleva varios días sin hacer caca y en la exploración notan que tiene “un tapón y mucha caca”, tu pediatra puede recomendarte tener que  deshacerlo para que pueda expulsar el resto.  Se puede hacer a través del culete con una sonda y liquido (enema) o dar dosis más elevadas de polietilenglicol, o ambos. Tu pediatra te indicará lo más adecuado.
  4. Medidas higiénicas recomendadas:

– Cuando se siente en el orinal o váter, debe tener los pies apoyados en el suelo. Si es necesario colocar un reductor de la tapa o taburete para que apoye los pies.

-Animarlo a ir al baño unos 10-15 minutos después de las comidas, así aprovecharemos que su cuerpo está trabajando para enviar la comida hacia abajo y lo ayudamos. Si consigue defecar, felicitarlo, pero no digáis nada negativo si no hace caca. Siempre REFUERZO POSITIVO.

– Ingesta de fibra, ésto es importante para todos, tengamos o no estreñimiento.  Aumentar la cantidad de frutas y verduras. Ofrecer agua y zumo entre tomas. Añadir 5-10ml de aceite de oliva crudo en la papilla de verduras y pollo o pescado. Si el bebé ya toma gluten, puedes darle papilla de cereales de avena o de cereales integrales. Existen suplementos comerciales de fibra, pero aunque son una opción, mejor siempre una alimentación adecuada. Es útil insistir en la dieta rica en fibra para cuando vayamos a suspender el tratamiento con laxantes.