Lavar las manos: la mejor prevención

Children washing hands

Lavar las manos es una de las mejores formas de prevenir la propagación de infecciones y enfermedades.

¿Cuántas veces nos lavamos las manos al día?

Probablemente no somos conscientes de la cantidad de veces que lo hacemos. Puede ser algo tan rutinario que ni lo pensamos, o puede ser que no las limpiemos tanto como deberíamos.

Lavar las manos es la medida individual más importante que podemos hacer para prevenir enfermedades.

Desde que son pequeños, debemos enseñar a nuestros hijos  a que adquieran el hábito de lavar las manos. Durante todo el día estamos expuestos a virus y bacterias y un simple lavado de manos puede evitar contagios.

Cuándo debe lavarse las manos

  • Antes, durante y después de preparar alimentos
  • Antes de comer
  • Después de ir al baño o después de cambiar los pañales al bebé.
  • Al llegar a casa, después de estar jugando al aire libre.
  • Después de tocar a un animal.
  • Después de sonarse,  estornudar o toser sobre las manos.
  • Antes y después de estar con una persona enferma
  • Antes de ponerse o quitarse las lentes de contacto.
  • Antes y después de curar una herida.

¿Y cómo nos lavamos las manos?

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (Centers for Disease Control and Prevention) recomiendan los siguientes pasos:

  • Mojemos las manos al niño.
  • Apliquemos el jabón y frote las manos una contra otra vigorosamente durante 20 segundos. Podemos aprendernos una canción para ello.
  • Secar las manos completamente, con una toalla limpia y seca.

Sobre los jabones antibacterianos

Los jabones antibacterianos que venden en las farmacias, pueden ser útiles si no se dispone de agua en un determinado momento, pero no son mejores que el lavado habitual con agua y jabón.