Mi hijo tiene fiebre

Sick young girl

La fiebre es un aumento de la temperatura corporal.

La temperatura normal de tu hijo variará con la edad, la actividad y la hora del día.

Los niños pequeños tienden a tener temperaturas más altas que los niños mayores, y la temperatura de todos es más alta al final de la tarde y al comenzar la noche.

El rango de temperatura normal oscila entre 36,4ºC y 37,5ºC.

La fiebre nos da miedo  y sin embargo es un síntoma muy frecuente en los primeros años de vida. Generalmente es inofensiva, y puede considerarse una buena señal de que el cuerpo está tratando de curarse a si mismo.

La fiebre activa nuestras defensas. Es una reacción de nuestros cuerpo ante la infección, no es una enfermedad.

No siempre es necesarios tratar la fiebre, pero si es recomendable aliviar el malestar que ocasiona al niño, lo importante es que lo ayudemos a sentirse mejor.

Si el niño tiene fiebre, posiblemente tenga calor, mejillas rojas o que sude más de lo habitual. También os pedirá agua con frecuencia.

Aunque algunos niños siguen saltando y jugando a pesar de la fiebre, no es raro que se quejen de dolor de oídos, garganta o dolor de estómago.

Qué debemos hacer si tiene fiebre?  Sentido común.

Ya se que lo primero que queremos hacer es salir corriendo al pediatra para que lo vea cuanto antes, pero si vemos al niño justo en el momento en el que aparece la fiebre, en la mayoría de los casos os mandaremos esperar y observar.

Asi que lo primero,

1. AGUA. Lo más importante, mejorar su bienestar, que tome líquidos .

2. Medir temperatura: Por lo general, puedes saber si tu hijo está más caliente, con sólo tocar la frente,pero solo un termómetro puede decirnos cómo de alta es la fiebre.

3. NO PONER MUCHA ROPA AL NIÑO. Mantener la habitación con una temperatura agradable, ventilada , sin exceso de calor, y poner al niño con ropa ligera.

4. No hace falta que esté en la cama, puede estar por toda la casa, pero evita que corra o se canse demasiado.

5. Antitermicos:   Aunque ya hemos dicho que no siempre es necesario tratar la fiebre, si el niño está molesto podemos utilizar paracetamol o ibuprofeno siguiendo las dosis del prospecto, siempre mejor por peso y no por edad.

No es aconsejable combinar o alternar los medicamentos para el control de la temperatura. Podéis hacerlo si el malestar es intenso o si aumenta la temperatura antes de que le toque la dosis siguiente.

El paracetamol podemos adminisitrarlo cada 4-6 horas y el ibuprofeno cada 6-8 horas.

El objetivo de tratar la fiebre no es alcanzar la temperatura corporal normal, sino de aliviar al niño. Los jarabes para la fiebre pueden disminuir la temperatura entre 1- 1.5 ºC.

Mantener siempre los medicamentos fuera del alcance de los niños.

6. OBSERVACIÓN: Vigilar para detectar signos o síntomas de una enfermedad que pueda ser grave, aunque la mayoría de los casos no lo sea.

Es buen signo si el niño juega contigo después de darle medicamentos para la fiebre.

Las temperaturas altas no son más peligrosas, lo importante es observar cómo se comporta el niño.

7. Se desanconsejan las friegas de alcohol, paños húmedos, duchas frias…pero a veces el baño en agua tibia es útil  si el niño está muy incómodo o si es alérgico a los medicamentos para la fiebre (poco común).

Sienta al niño en el agua y con un paño o esponja échale una capa de agua sobre tronco, brazos y piernas. Usualmente el baño con esponja bajará la fiebre 1-2 grados en 30-45 minutos. Déjalo que simplemente se siente y juegue en el agua. Si al bañarlo está más incómodo o molesto, es mejor sacarlo. Nunca lo dejes solo.

Cuándo debes acudir al médico?

  • Si vemos al niño muy irritable, más adormilado de lo habitual o llanto excesivo difícil de calmar.
  • Manchitas en la piel, de color rojo oscuro o morado, que no desaparecen al estirar la piel alrededor.
  • Rigidez del cuello o dolor de cabeza fuerte, dolor de oídos intenso.
  • Convulsión o pérdida de conocimiento.
  • Dificultad para respirar (marca las costillas, oímos pitos cuando respira, respira muy rápido..)
  • Si el niño es menor de 3 meses, siempre se debe consultar.
  • Vómitos o diarrea repetidos y muy abundantes, que causan deshidratación (lengua seca, poca saliva, ojos hundidos..)
  • Si no orina o la orina es muy escasa.
  • Si la fiebre dura más de 24h en un niño menor de 2 años.
  • Si la fiebre persiste más de 3 días en un niño mayor de 2 años.

De todas formas, ya lo sabes, la mayoría de las veces serán procesos víricos que sólo necesitan tiempo, y que podréis resolver vosotros sin problema, siempre atentos a aquello que has aprendido que debe preocuparte.

Podéis acceder a otras lecturas interesantes sobre la fiebre como el  Decálogo de la fiebre de la Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria o  el vídeo sobre la fiebre de mi pediatra online

 La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.