Mi hijo tiene vómitos ¿qué hacer?

Vomitos en niños

Los vómitos consisten en la expulsión por la boca del contenido del estómago.

Los vómitos son muy frecuentes y puede acompañarse de nauseas, dolor de estómago o de barriga y/o diarrea, fiebre, tos, moco nasal… Generalmente suele ser un trastorno benigno.

No es lo mismo que regurgitación, que es un ascenso sin esfuerzo de una pequeña cantidad de alimento o de líquido, y que es muy frecuente en bebés.

Generalmente duran 1 o 2 días, pero a veces pueden durar más tiempo.

Causas de los vómitos

  • La causa más frecuente de los vómitos son las gastroenteritis, generalmente producidas por virus. Se irrita el estómago y a veces se acompaña de diarrea (aumenta el numero de “cacas” que hace el niño y son más blandas de lo habitual) y dolor de barriga (retortijones, dolor de forma intermitente). Pueden tener también fiebre.
  • Los procesos infecciosos también se pueden asociar a vómitos, los más frecuentes son los catarros, tos  y también las amigdalitis, otitis o infecciones urinarias. Existen procesos más graves como la meningitis y la neumonía, que también se acompañan de vómitos.
  • Alergias o intoxicaciones alimentarias también pueden producir vómitos.
  • Algunos medicamentos (por ejemplo aquellos que utilizamos habitualmente para tratar los catarros), pueden  irritar el estómago y  causar vómitos.
  • Otras causas a tener en cuenta son los golpes en la cabeza. Si su hijo ha sufrido un golpe en la cabeza y tiene vómitos de repetición, debe consultar con su médico.

Si su hijo tiene vómitos de repetición y  no disminuyen, consulte a su pediatra habitual.

¿Cómo cuidamos a nuestro hijo en casa?

Lo más importante es ofrecerles líquidos.

  • Si es un bebé lactante, continuar dándole leche materna. Puede ofrecerle también suero de rehidratación oral. Si no chupa con ganas, no orina suficiente o lo nota más decaído, consulte con su médico.
  • A los bebés y niños que no se alimentan con pecho, esperar media hora o una hora desde el último vómito y después ofrecerle líquidos (suero oral, agua). Siempre mejor suero oral (las soluciones de rehidratación que venden ya preparadas en las farmacias), porque aportan el agua, las sales y el azúcar que el niño necesita. Mejor no utilizar soluciones caseras ni refrescos comerciales.
  • Si tolera líquidos, puede ir ofreciéndole de forma gradual otros alimentos más sólidos. Ofrézcale su comida habitual sin abusar ni de azúcares ni grasas, y sin forzar.
  • NUNCA FORZAR A COMER.
  • LAVAR BIEN LAS MANOS , SUYAS Y LAS DE SU HIJO, sobre todo después de ir al baño o cambiar el pañal, así disminuirá la posibilidad de propagar el virus al resto de la familia.

¿Cómo administramos los líquidos?

  • Comprar el suero de rehidratación oral, existen fórmulas que ya venden preparadas y otras que debemos preparar nosotros en casa. No utilizar soluciones caseras.
  • Mediante una cucharita, jeringa, biberón o taza, ofrecer poco a poco el líquido. empezar por ejemplo por una cucharadita o 5 ml cada 3-5 min. Si la acepta, aumentar poco a poco la cantidad hasta aproximadamente 30ml. Que beba lentamente, beber rápido puede producir que vomite de nuevo.
  • Si vomita de nuevo, paramos media hora – 1 hora  y volvemos a reiniciar la hidratación como antes indicamos.
  • Si el niño no quiere tomar el suero, pruebe a dárselo más frío (a veces así lo toleran mejor). También existen preparados de rehidratación oral en forma de gelatina de sabores.
  • Si seguimos sin conseguir que le guste la solución preparada, podemos recurrir a alguna bebida deportiva isotónica,en niños ya un poco mayores, no es lo ideal, pero puede ayudar a que tolere después otros alimentos.
  • Evitar bebidas muy azucaradas. La mayoría de los zumos contienen demasiado azúcar, por lo que son desaconsejados, ya que pueden empeorar la diarrea que a veces acompaña a los vómitos.
  • La mayoría de los niños que están vomitando pueden tomar leche, pero si observa que al darle leche vomita o tiene diarrea, suspéndala durante unos días u ofrézcale leche sin lactosa.

Otros medicamentos

  • Si su hijo tiene fiebre y está incómodo, puede administrarle paracetamol o ibuprofeno.
  • Si está tomado de forma habitual otros medicamentos y por los vómitos, no los tolera, consulte con su pediatra.
  • No se recomienda actualmente el uso de Primperán (metoclopramida) en niños.
  • En algunos casos, si los vómitos persisten, puede ser que su médico prescriba ondansentrón (se admisnitra en dosis única). O incluso puede ser necesario un período de observación con rehidratación por vena.

CUANDO CONSULTAR AL MÉDICO 

  • Si ha recibido un golpe en la cabeza y tiene vómitos de repetición. (Normas SEUP Traumatismo Craneo Encefálico).
  • Si sospecha ingestión de algún tóxico.
  • Si tiene menos de 3-4 mees y ha vomitado 2 o más tomas o tiene fiebre.
  • Si vomita mucho, no tolera líquidos o vomita aunque no tome nada.
  • Si puede estar deshidratado (orina poco, boca seca, pocas lágrimas, decaído, adormilado)
  • Vómito de color verde, con sangre o marrón oscuro (como el café).
  • Fuerte dolor de barriga de forma continuada y que no mejora, o abdomen duroo hinchado.
  • Dificultad para respirar.
  • Fuerte dolor de cabeza o de cuello.
  • Piel fría o color anormal,manchas en piel.
  • Apariencia de estar muy enfermo, pálido, decaído o muy irritable, con comportamiento afectado.
  • Si los vomitos duran mas de 24h en menores de 2 años o más de 48h o mayores de 2 años.
  • Si tiene preguntas o inquitudes.

Enlaces de interés

  1.  Información para padres de la Sociedad Española de Urgencias Pediátricas
  2.  Recursos para padres de la Sociedad Española de Pediatría.

 

 La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.